Cómo poner a punto tu aire acondicionado

Tras todo el invierno sin encender el aire acondicionado, es el momento de hacer una puesta a punto de cara al verano para mejorar su rendimiento.

Los filtros y ventiladores de un aire acondicionado requieren un mantenimiento regular para que la unidad funcione de manera eficiente a lo largo de su vida. Descuidar el mantenimiento asegura una disminución constante en el rendimiento del aire acondicionado a la vez que supone un aumento en el consumo de energía.

Desde Midea, traemos un recopilatorio de pasos a seguir para poner a punto el aire acondicionado antes de que empiece el calor. Sigue estos consejos ahora y podrás disfrutar del buen tiempo sin preocupaciones.

Lo primero es buscar el manual del aire acondicionado ya que cada dispositivo tiene sus particularidades y hay tareas que se realizan de diferente modo dependiendo del modelo.

1  Apaga el interruptor del aire acondicionado en el cuadro eléctrico de su vivienda para poder realizar el mantenimiento de forma segura.

2  Revisa los cables de tu instalación por si se han desconectado o han sufrido algún daño durante el periodo de apagado, así como las tuberías de la unidad exterior.

3  Elimina la suciedad de la unidad exterior. Al estar fuera de la vivienda, es posible que se almacenen hojas, tierra u otros elementos que provocan una disminución de capacidad en el sistema y una reducción en el flujo de aire. Elimínalos para mejorar su funcionamiento.

4  Coge el mando de tu aire acondicionado y selecciona el modo de funcionamiento ventilador y déjalo activado durante media hora aproximadamente para eliminar el polvo y la suciedad que se haya podido acumular durante los meses de inactividad en las aspas.

5  Limpia el condensador del aire acondicionado. El evaporador del aire acondicionado y el condensador acumulan suciedad al no estar en funcionamiento. Esta suciedad dificulta el flujo de aire y aísla la bobina, lo que supone una reducción de capacidad para absorber calor.

6  Realiza una limpieza de los filtros.  Esta es la tarea de mantenimiento más importante que garantizará la eficiencia de tu aire acondicionado. Los filtros obstruidos y sucios bloquean el flujo de aire normal y reducen significativamente la eficiencia del sistema. Con el flujo de aire normal obstruido, el aire que pasa por el filtro puede transportar suciedad directamente. Reemplazar un filtro sucio y obstruido por uno limpio puede reducir el consumo de energía de su aire acondicionado entre un 5% y un 15%. Algunos tipos de filtros son reutilizables; otros deben ser reemplazados.

Los aires acondicionados Midea cuentan con un doble filtro que neutraliza los malos olores del ambiente, y al mismo tiempo, a través de la electricidad estática, acaban eficazmente con las bacterias, el polvo y los alérgenos. Limpiarlos es una tarea bastante sencilla, solo debemos abrir la tapa de nuestro split interior y retirarlo del portafiltros, posteriormente usar una aspiradora para retirar las partículas de polvo y cepillarlo con abundante agua y jabón neutro. Para secarlos se debe utilizar un paño seco y evitar que reciba luz directa o este cerca de alguna fuente de calor.

Recuerda que es necesario hacer una revisión periódica de nuestros equipos de climatización para poder disfrutar de un máximo rendimiento de estos.