Por qué no deberías comprar un aire acondicionado de segunda mano

El coste del aparato de aire acondicionado suele ser elevado, es cierto. Pero de éste dependen otros costes que, a la larga, son aún mayores: la instalación, el consumo energético y el mantenimiento.

Instalación

La instalación un aire acondicionado de segunda mano es más complicado que instalar uno nuevo, pues no se suele elegir el modelo más compatible con nuestro hogar. Son muchos los instaladores que no hacen instalaciones de aparatos de segunda mano, ya que, si éstos no funcionan, el cliente les culpará directamente a ellos (cuando el problema es del aparato).

Mantenimiento

Los aires acondicionados son aparatos diseñados para durar mucho tiempo, un mínimo de 10 años. Sin embargo, cuanto más antiguo sea el aire más problemas puede darnos (especialmente si no se han tomado sencillas medidas como limpiar los filtros regularmente). En el caso de los aires acondicionados de segunda mano la garantía suele estar terminada, y por tanto el arreglo de estos problemas tendrás que pagarlos por tu cuenta.

Consumo energético

La preocupación por el medio ambiente y las estrictas regulaciones europeas han hecho que los fabricantes dediquen muchos esfuerzos a hacer sus aparatos mucho más eficientes: te aportan más confort consumiendo mucha menos energía. Un aire acondicionado antiguo, sin embargo, te supondrá un gasto mayor cada mes, pues su eficiencia energética estará muy por debajo que uno nuevo.

Viendo que no es una opción tan recomendable como puede parecer, es hora de que busques alternativas igual de económicas en el mercado.

Te recordamos que los aires acondicionados Midea te ofrecen, de manera muy económica, uno de los consumos energéticos más bajos del mercado. ¡Tu bolsillo lo agradecerá!